Deja un comentario

Composta

Es la mezcla de residuos orgánicos dentro de un proceso de degradación y descomposición.  El resultado es la obtención de una tierra muy rica en nutrientes.

Puedes hacerla en un recipiente de plástico, en una infraestructura tubular de malla metálica, en un hueco de tierra, etc. Y para acelerar el proceso puedes agregar lombrices.

Los residuos orgánicos se dividen en dos principales tipos: verdes y secos.

Verdes:  Son los residuos que contienen agua; cáscaras de fruta, de verduras y  hojas verdes.

Secos: Ramas, hojas y cáscaras secas.

Es importante cortar o triturar en lo posible todos los residuos secos y verdes para que el proceso de descomposición sea mas rápido.

En una composta deben separarse los residuos secos y verdes en estratos o capas. La materia seca es la base, no hay que apelmazarla mucho para que pueda correr el oxigeno. Encima de la materia seca se colocan los residuos verdes y encima del estrato de materia verde se pone un poco de tierra.  Ésta es una capa completa de composta. Es preferible que haya más proporción de materia seca que de materia verde (3/5 de materia seca aproximadamente). Los residuos verdes humidificarán el estrato inferior de los residuos secos. Dependiendo del tamaño del recipiente  se pueden hacer hasta tres capas en tu composta.

Cuando se coloquen más capas debes revolver tu composta colocando los residuos secos arriba. Deberás hacer unos cuantos orificios a la base de tu recipiente para que los lixibiados (jugos que van cayendo por la descomposición) caigan en otro recipiente y así los vuelvas a poner encima de tu composta. Si no obtienes muchos lixibiados o no posees algún mecanismo para capturarlos se recomienda ponerle un poco de agua a la composta para mantener su humedad constante.  También es importante agujerear el recipiente por los lados y/o colocar en medio uno o varios tubos de PVC agujereados, todo esto es para que la composta esté bien oxigenada, ya que el oxígeno es un factor necesario y fundamental para el proceso de la descomposición.

Debe tenerse cuidado con las cáscaras de cítricos, éstos en demasía pueden afectar la composta acidificándola demasiado. Si se colocan cáscaras de algún cítrico, incluyendo piña y cebolla, es recomendable espolvorearle un poco de cal encima para neutralizar en lo posible la acidez y los olores.

Las servilletas y el papel que tengan la leyenda de ser biodegradables pueden ser colocados en la composta. Papel plastificado, o con tinta es muy nocivo para nuestra composta.

Si usarás tu composta para alimentar tus plantas deberás evitar los restos de animales, como huesos, carne, grasa, aceites en general, restos de comida frita, ya que pueden atraer ratas, generar bacterias nocivas para nuestra hortaliza y crear una putrefacción olorosa y desagradable. Una composta bien hecha no tiene que oler mal.

Incluso puedes hacer una composta separada para las heces de tus mascotas y otros desechos de tu casa o cocina, solo que esta otra composta requiere mas de un año para estar lista, sin bacterias.

El espacio, humedad, oxigenación, calor y luz son factores clave que influyen y determinan la efectividad en el trabajo de descomposición.

El proceso de descomposición genera altas temperaturas que pueden llegar a los 70°C.

La composta está lista para usarse como abono cuando ésta se ha convertido y huele a tierra húmeda.

El nitrógeno aporta a la hortaliza proteínas y el potasio sabor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: